miércoles, marzo 29, 2006

La luz


Cinco años he tardado en decidirme, pero al final me he quitado, de un plumazo (más bien, de un ligero toque de láser) las gafotas. Estoy encantada, feliz como una perdiz, leyendo como los niños pequeños todos los carteles de la calle. Todavía me queda el instinto de tirar la mano a la mesilla cuando suena el despertador en busca de las gafas rosa-pink... pero no. De momento, todo va estupendamente. Seguiremos informando.

1 Comments:

At 10:09 a. m., Blogger uma b. said...

Pendiente queda un post titulado 'Rosa Pink'...

 

Publicar un comentario

<< Home