viernes, abril 29, 2005

Bruno

Todavía me emociono cada vez que recuerdo a Uma diciéndome al oído que iba a tener un enano. En ese momento pensé que ella era la mujer más feliz del mundo... me equivoqué. Lo es ahora, después de ver la carita de Bruno, que tuvo a bien salir del tripón este sábado. Papá Pablo está igual de feliz, o más. Yo tengo mono de achucharle un poco, de oler a recién nacido y mordisquearle los piececitos. Y de darle un beso enorme a la feliz mami, claro. Será el bebé más geek de su vecindario, seguro. No todos tienen una madre que ha ido haciendo un blog para él desde antes de nacer o un padre que colgaba fotos en Flickr según las iba haciendo. Enhorabuena!!!!